LA INTERVENCIÓN EN LA IGLESIA DE MARMELLAR DE ABAJO AFECTA A CUBIERTA, MUROS Y CAMPANARIO

El proyecto de restauración ha sido aprobado recientemente y en breve se licitarán las obras que frenarán el deterioro del monumento

Diario de Burgos - 24/04/2012

 

Todo un campo sembrado de molinos eólicos no consigue hacer sombra a la iglesia de Nuestra Señora de la Natividad, que se levanta majestuosa en un pequeño alto en el centro del pueblo. El paso del tiempo y la presencia de las palomas han ido, sin embargo, haciendo mella en sus tejas y sus milenarias piedras que presentan cada día un mayor deterioro y provocan humedades.

Las últimas obras de restauración datan de 1984 y dejaron en perfecto estado muros interiores y bóvedas. Sin embargo, casi treinta años después, urge intervenir en la cubierta, en los muros exteriores, algunos de ellos resquebrajados, en cornisas y en la espadaña, donde han ido desapareciendo piedras y elementos decorativos.

El proyecto de restauración ha sido aprobado recientemente por el pleno del Ayuntamiento de Pedrosa de Río Urbel, al que pertenece Marmellar -con entidad jurídica de barrio-, y próximamente se licitarán las obras. El coste del proyecto se eleva a 90.000 euros, que costearán el municipio en un 30% y el resto, Marmellar, a través de la Asociación de Propietarios de los Molinos y la Asociación de Propietarios de Fincas Rústicas, en definitiva, los propios vecinos.

Afortunadamente, la instalación del parque eólico ha venido a aliviar las arcas municipales, por lo que a falta de ayudas del Arzobispado, Diputación y Junta, los vecinos, encabezados por su concejal José Isidro Franco, han decidido acometer el arreglo de su iglesia con recursos propios.

Iglesia de Marmellar de Abajo

Iglesia de Marmellar de Abajo

Es el Ayuntamiento de Pedrosa quien recibe el IBI del parque eólico, pero anualmente éste le reembolsa a Marmellar de Abajo en torno a 60.000 euros por ese concepto, que se suman al 5% que aportan al pueblo los propietarios particulares de las fincas con molinos de lo que perciben de la empresa eólica, que viene a suponer unos 8.000 euros.

Las principales actuaciones en el templo se centrarán en la cubierta y el campanario. Se levantará el tejado en su totalidad y se colocará nueva teja amachambrada y tela asfáltica; sin embargo, la madera se volverá a colocar la misma, ya que tras la restauración del 84 se mantiene en buen estado, aunque por precaución se hará un tratamiento antipolillas.

En los muros exteriores se procederá a un rejuntado de las piedras en las zonas más deterioradas y se colocarán nuevas en los lugares donde se han desprendido, fundamentalmente en cornisas y en la espadaña, donde falta algún elemento decorativo. La pared que mira al cementerio ya deja ver una importante grieta que, además, incide en el interior, provocando humedades en la parte del coro, por lo que se saneará el suelo en esa parte del cementerio.

Otra intervención importante se hará en la zona del campanario, tanto en el primer tramo, con una única campana, como en el superior, con dos campanas. En ambos se van a sustituir las actuales escaleras de madera, absolutamente deterioradas, por otras de hierro y se echarán los suelos de hormigón. También se forrará de piedra la zona del campanario, ahora de ladrillo, y se colocarán en las ventanas unas mallas protectoras para evitar la entrada de las palomas que están provocando serios daños.

Esta intervención en el templo no será la única si el grupo de acción local Adeco-Camino de Santiago aprueba próximamente el proyecto de restauración del retablo de la Natividad, titular de la iglesia, como esperan los vecinos, ya que su deterioro es significativo. El proyecto lo ha realizado el Taller Diocesano de Restauración y su coste estimado asciende a 45.000 euros.

 
Imprimir Enviar a un amigo

Licencia de uso. Diseñado por Stylos.es - Diseño web