VOLUNTARIOS ADECENTARÁN EL MONASTERIO DE SANTA MARÍA DE RIOSECO

Del 1 al 7 de agosto habrá grupos de trabajo para limpiar la vegetación y arreglar el suelo de la sala capitular, deteriorado por los vándalos

El Correo de Burgos - 21/07/2011

 

El presente y el futuro del monasterio de Santa María de Rioseco no puede depender sólo de lo que decidan las instituciones, que aún está por ver. La conservación de sus maltrechas ruinas se ha convertido en la razón de ser de la plataforma ‘Salvemos Rioseco’, que, fundamentalmente, está integrada por vecinos de Valle de Manzanedo y por todos aquellos que se han sentido deslumbrados por este antiguo cenobio cisterciense.

El párroco de este municipio, Juan Miguel Gutiérrez, ha comenzado una campaña para buscar voluntarios que, del 1 al 7 de agosto, quieran pasar una parte de sus vacaciones o de su tiempo libre ayudando a limpiar la vegetación que cubre las ruinas y que agrava su deterioro, así como a reconstruir una parte del suelo de la sala capitular, que ha sido objeto de la acción de los vándalos en los últimos meses.

Hasta ahora, ya se han comprometido 40 voluntarios. Hay interesadas personas del propio Valle de Manzanedo, pero también han llegado peticiones de Burgos, Santander y Madrid, según asegura Gutiérrez, que precisa que esto no es un campo de trabajo y, por tanto, no cuentan con alojamiento para quienes quieran acercarse. Aunque llama la atención sobre la posibilidad de que las administraciones piensen en la posibilidad de crear un campo de trabajo estable vinculado al mantenimiento de estas ruinas con grupos de jóvenes de toda la Comunidad Autónoma durante la época estival.

Monasterio de Santa María de Rioseco

Monasterio de Santa María de Rioseco

La labor de ‘Salvemos Rioseco’ no se queda en las actuaciones de esta primera semana de agosto. El párroco recuerda que a través de la obra social de Banca Cívica han logrado una ayuda de algo más de 5.000 euros que van a destinar a una limpieza más profunda en manos de una empresa especializada y que se acometerá también en estos meses de verano.

En el futuro, se plantean ir sumando el apoyo económico necesario para hacer la cubierta de la sala capitular. De esta manera, se podría lograr el objetivo de que esta zona del monasterio contenga un centro de interpretación que explique la historia de este conjunto patrimonial.

Juan Miguel Gutiérrez confía también en obtener el apoyo del CEDER Merindades para ejecutar las obras de un cerramiento que impida la entrada de los vándalos. En este sentido, recuerda que el último robo de piedras del monasterio se produjo el pasado mes de junio, aunque esta vez los ladrones fueron descubiertos por la Guardia Civil.

 
Imprimir Enviar a un amigo

Licencia de uso. Diseñado por Stylos.es - Diseño web