LOS LEGIONARIOS DEL TIRÓN

Gómez Villar publica un artículo con descubrimientos exclusivos sobre el paisaje rural romano en La Rioja Burgalesa

Diario de Burgos - 13/11/2014

 

El investigador Rufino Gómez Villar, ha publicado un interesante artículo en el último boletín de la Institución Fernán González, donde revela novedosos datos sobre la estructuración social y económica, que se dio en época romana en la comarca del río Tirón. Para ello, se ha basado en un buen número de hallazgos exclusivos, realizados a lo largo de varias décadas de investigación, así como en el análisis toponímico, ortofotográfico y bibliográfico, de los siglos I al VII.

Su objetivo fundamental, ha sido rehacer el paisaje agrario, en el contexto del sitio arqueológico de La Mesa, al oeste de Belorado, planteando la posibilidad de que este asentamiento se conociese hasta la época medieval como Osmilla. Para este conocedor de la historia comarcal, La Mesa constituiría una pequeña ‘civitas’ (ciudad), cuyo territorio de organización agraria, se extendería por las tierras del alto y medio Tirón.

A lo largo del desarrollo de este estudio, Gómez Villar muestra sugestivas hipótesis extraídas de lo que denomina como «lenguaje de los objetos arqueológicos», entre los que destaca la magnífica colección de lápidas funerarias encontradas en la zona, así como la planificación urbana de este yacimiento. A todo ello, une la disposición e interrelación de varias ‘villae’ localizadas en el entorno, así como el sistema viario, que según este científico, pone de manifiesto la existencia de una posible centuriación romana. Conclusiones, logradas a pesar de la enorme dificultad que representa su análisis, ante la falta de un estudio arqueológico sistemático, ya que, La Mesa, presenta un total abandono por parte de las administraciones, en cuanto a excavaciones.

Estela romana hallada en Belorado

Estela romana hallada en Belorado

Para Gómez Villar, la inexistencia en superficie de hallazgos cerámicos o monetarios del mundo celtibérico, llevan a pensar que esta ‘civitas’ fue un asentamiento levantado ex novo, «por parte de alguna unidad militar romana, compuesta de tropas itálicas, o de celtas hispanos medianamente romanizados, en un número suficiente para subsumir a la población autóctona», indica.

BLOQUES DE CUARCITA

Esa presencia explicaría la utilización de conceptos exógenos, en las estelas de cuarcita halladas en Belorado, que utilizan como soporte material, bloques de cuarcita fluvial, y que no están documentados en los asentamientos romanos cercanos como los de Libia, Virovesca, Auca o Segisamunculum, así como los aderezos de bronce con decoración esmaltada, que pudieron formar parte del correaje del equipo militar de los legionarios.

Posteriormente, según este investigador, se conformaría una realidad cultural dual, como pone de manifiesto la famosa ‘tessera hospitalis’ con forma de pez, que se halló en este mismo lugar, y que presenta una inscripción en lengua céltica. Por último, Gómez Villar estudia el urbanismo planificado de esta pequeña ciudad romana, lanzando la hipótesis de que su trama modulada de forma reticular, se corresponde con un parcelario agrícola asociado, mediante el reparto de tierras entre los colonos fundadores.

Para este estudioso, «resulta sintomático constatar la utilización de un doble módulo, en la asignación de los lotes correspondientes a las casas». Un reparto que, como no podía ser de otra forma, era desigual, corroborando con ello el distinto origen y condición de sus habitantes. Como punto final, que afianza este planteamiento, el autor del estudio destaca el hallazgo de un ‘pondus’ (objeto para pesar) con la grafía CCCC, lo que invita a pensar que fue la Legión 4ª, o una de sus cohortes, la iniciadora de la construcción de La Mesa.

 
Imprimir Enviar a un amigo

Licencia de uso. Diseñado por Stylos.es - Diseño web