ALFONSO VIII, NOTARIO DE UN REINO

Veinte de los veinticinco documentos que custodia el Archivo Municipal se exponen hasta diciembre en el monasterio de San Juan

Diario de Burgos - 10/10/2014

 

Junto al cuadro Triunfo de la Santa Cruz, de Marceliano Santa María, que representa la batalla de las Navas de Tolosa, Alfonso VIII da cuenta de su reinado a través de 20 de los 25 documentos que custodia el Archivo Municipal de Burgos. En la sala de Capillas del monasterio de San Juan, edificio vinculado al monarca castellano en muchos de esos papeles, se exponen sentencias, privilegios, libros, exenciones de tributos y confirmaciones de concesiones datadas entre 1178 y 1196.

La muestra, comisariada por Sonia Serna, sitúa primero al rey castellano en su tiempo y época para después adentrarse en los papeles. «Casi todos los documentos aluden al monasterio de San Juan, también hay uno particular y dos del Concejo de Burgos», aclara la comisaria.

San Juan está presente en donaciones y privilegios sobre el dominio del monasterio en la ciudad a través, por ejemplo, de concesiones al prior para que pueda cobrar tributos en Castro Urdiales. «A través de los documentos podemos ver las intenciones del monarca, que fueron, más allá de lo espiritual, hacia la consolidación del cenobio en la ciudad. Para ello, las donaciones desempeñaban un papel fundamental, pues era necesario que el monasterio contara con suficientes propiedades o derechos patrimoniales para garantizar su supervivencia», se resume en el folleto de la exposición.

LAS CARTAS PARTIDAS

‘Alfonso VIII en el Archivo Municipal’

‘Alfonso VIII en el Archivo Municipal’

Entre los papeles que dan fe de un reino los hay también de carácter jurídico. «Desde un punto de vista formal destacan las ‘cartas partidas por abc’ de las sentencias. Cada parte tenía que quedarse con una copia de la resolución y la mejor forma de hacerlo era escribiendo el texto dos veces en el mismo documento y separándolo por las letras del abecedario. Por ahí se partían, en algunos casos haciendo cortes en picos», relata Serna.

También llama la atención el «diseño» de los privilegios ‘rodados’, llamados así por la rueda del sello del monarca. «Los primitivos eran más sencillos, llevaban el símbolo del monarca, el sello pendiente en cera o plomo y la firma de los testigos. Con los años fueron convirtiéndose en algo mucho más solemne y los sellos son casi miniaturas hasta que, con los Reyes Católicos, desaparecen».

‘Alfonso VIII en el Archivo Municipal’ permanecerá abierto hasta el 7 de diciembre. De martes a sábados, de 11 a 14 y de 17 a 21 horas y domingos de 11 a 14 horas.

 
Imprimir Enviar a un amigo

Licencia de uso. Diseñado por Stylos.es - Diseño web