FLOTADORES VARADOS CON SABOR A HELADO

Inés Santamaría ‘pinta’ las paredes del CAB con 4.000 salvavidas. Se inaugura el día 16

El Correo de Burgos - 09/05/2014

 

Esa virtud tan de la infancia que es la curiosidad es la reina en la zona alta de la ciudad. Curiosidad por saber quién es esa señorita con gafas de los años cincuenta que da instrucciones bajo un paraguas y curiosidad por conocer qué pintan hileras de flotadores colgando de las paredes de madera del Centro de Arte Caja de Burgos (CAB). Es imposible pasar estos días por el graderío de la calle Saldaña y no volver la mirada hacia una y otra. Esa chica de aire vintage es Inés Santamaría, la creadora de la instalación ‘Mímesis’, que convertirá el exterior de este espacio en una playa vertical de flotadores varados -hasta 4.000 llegarán a la orilla- y que, aunque a algunos les parezca mentira, no es ninguna chaladura y sí un deseo cumplido.

«Quiero dedicarme a hacer intervenciones artísticas a lo bestia. Es el sueño de mi vida», dice tajante y risueña Inés Santamaría bajo la sombrilla que la protege del sol.

Sin perder de vista a los dos obreros que suben y bajan con los salvavidas, Inés Santamaría cuenta los meses de investigación, el alivio de comprobar que pueden aguantar hasta cinco meses al aire libre sometidos a las altas temperaturas o a la lluvia, los catálogos de empresas que han sitiado su casa, el sobresalto de última hora cuando le comunicaron que se había pasado la temporada, la precipitada búsqueda de otro proveedor, las horas gastadas con la bomba de aire, la alegría de ver a un ejecutivo soltarse la melena y perder el rictus de la corbata al entrar en una habitación llena de flotadores, la incertidumbre ante el resultado final, que llegará el viernes 16 con la inauguración oficial, e iluminación especial, y se mantendrá hasta el 30 de junio.

‘Mímesis’ pretende acercar el arte contemporáneo a todos los públicos -«desde los niños pequeños, que se quedan con qué bonitos son los colores, al público adulto, al que le puede gustar o no, entender o no, y a la gente con educación artística que sí ve los conceptos que hay detrás»-, sacarlo de su contexto habitual, contemporaneizar la visión de la creación actual y provocar el debate sobre qué es y qué no es arte.

Ella cree que esto sí lo es. No podía ser de otra manera. ¿Por qué hay que considerarlo arte? «Yo no exijo al público que piense si es o no arte, pero sí me gustaría que disfrutara de la visión y que, por ejemplo, jugara con las emociones y los recuerdos que tiene sobre un flotador, que evoca la niñez, la playa, las vacaciones y luego ya está la reflexión del poder de un objeto cotidiano, que es capaz de cambiar un espacio y también formas de ser y de actuar».

Inés Santamaría

Inés Santamaría

Detrás de ‘Mímesis’ se asoman más de ocho meses de trabajo y una escultora que juega con su material favorito, el plástico, con los volúmenes y los tamaños, pero que también tiene alma de pintora e introduce criterios pictóricos, cuida la composición de los colores, la textura, la iluminación...

Poco a poco, los flotadores encuentran su sitio en las paredes del CAB. Cientos esperan en el interior su momento de tenderse al sol. Neumáticos con ganas de echar a rodar, peces que ponen morritos para que una mano los rescate, verdes con transparencias, azulones gigantes, naranjas como los refrescantes polos... Flotadores con sabor a helado, con ansias de encontrar infancias perdidas o solo olvidadas.

LA MONTAÑA BUSCA A MAHOMA

Si Mahoma no va a la montaña... El CAB se suma al dicho y sale en busca de su público con la intervención efímera ‘Invade Burgos’, que pretende dar a conocer a los burgaleses los contenidos del centro con la colaboración de los alumnos de la Escuela de Arquitectura de Interiores.

La iniciativa, que se articula en dos fases, arrancó ayer y se alargará hasta mañana. La primera, que empezó ayer y sigue hoy, consiste en la colocación de unas cintas del nuevo color del CAB (RAL 4006 en técnico y fucsia en coloquial) en las contrahuellas de las escaleras que conducen al museo por las calles de Cardenal Segura y de Valentín Palencia, hasta configurar una senda que activa el resorte de la curiosidad y explicita su ubicación.

La segunda parte se celebrará mañana. Los estudiantes montarán cuatro estructuras a partir de piezas de cartón en la Plaza Mayor, la plaza del Rey San Fernando, la calle de Fernán González y la entrada del CAB. Se trata de estructuras que se modifican mediante la extracción o adición de piezas -con material cedido por Smurfit Kappa-, en un proceso de recorrido cambiante en el que podrán participar tanto los organizadores como el resto de ciudadanos.

Este juego se completará mañana con visitas guiadas gratuitas al centro de 11 a 14 y de 17.30 a 21 horas con una cadencia de media hora.

 
Imprimir Enviar a un amigo

Licencia de uso. Diseñado por Stylos.es - Diseño web