UNA RUTA SENDERISTA UNIRÁ LA ERMITA DE SAN MARTÍN CON SANTA CASILDA

Piérnigas recupera una antigua senda que enlaza sus dos ermitas, la iglesia y el santuario

El Correo de Burgos - 09/05/2014

 

Aprovechar los antiguos senderos para dar a conocer la riqueza patrimonial y natural es cada vez más frecuente en las pequeñas villas de la comarca de La Bureba.

Es el caso de Piérnigas que con un sendero de poco más de cinco kilómetros reúne una amplia variedad de atractivos para los interesados, tanto en la naturaleza, como en el mundo de la cultura.

El comienzo del camino se ha fijado en la ermita de San Martín, construida en el siglo XII, y que actualmente es la mejor referencia del románico de toda la comarca ya que, tras años de abandono, ha sido totalmente restaurada.

Las actuaciones no se han limitado al templo, ya que se acondicionado toda la zona creando áreas de descanso idóneas para los que visiten el lugar, incluyendo un pequeño parque infantil.

Continuando la ruta se llega a la iglesia de San Cosme y San Damián, patronos de la localidad, cuya construcción se vincula a la Orden del Temple, aunque no existe certeza histórica. Pocos metros después se llega al tercer templo de Piérnigas, la ermita de la Vera-Cruz, construida posteriormente a la de San Martín ocupando el primitivo espacio de la consagrada a Santa Ana.

Ermita de San Martín (Piérnigas)

Ermita de San Martín (Piérnigas)

Esta profusión de recintos eclesiásticos se vincula a la historia de Piérnigas, una de las pocas localidades del entorno burebano de las que se conoce el momento de su fundación.

De hecho cuenta con un ‘acta de nacimiento’ en la que actuó como testigo Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid, que en aquellos momentos tenía a La Bureba como territorio propio.

Tras salir del casco urbano la ruta lleva a una zona boscosa que asciende suavemente permitiendo observar, tanto la flora, como la fauna típicas de La Bureba hasta un mirador panorámico.

Desde este punto elevado se pueden observar al tiempo, tanto la villa de Poza de la Sal, como a Briviesca, además de una gran porción de la comarca.

La senda continúa adelante hasta llegar a otro de los puntos principales de la cultura e historia burebana, el santuario de Santa Casilda.

Toda la senda, antiguamente utilizada por los carreteros serranos que acudían a por sal a Poza, está perfectamente señalizada lo que evita cualquier posibilidad de extravío.

 
Imprimir Enviar a un amigo

Licencia de uso. Diseñado por Stylos.es - Diseño web