EL ARTE QUE RETA AL TIEMPO

Solaguren utiliza materiales reciclados para realzar sobre cartón y papel su ciudad y su industria. Una escenografía con audiovisuales, instalación y esculturas recrea en la sala Círculo Central una sociedad en permanente cambio

Diario de Burgos - 07/05/2014

 

Quién iba a decir que el cartón pudiera dar tanto de sí. Una caja reciclada, arrugada por los envites de los embalajes, con pegatinas sobre la fragilidad de su contenido y maleada por la vida se convierte con los acrílicos y pasteles de Solaguren en una pieza digna de ser expuesta aquí o en el Museo Reina Sofía. Usando únicamente el blanco y el negro sobre el soporte de color marrón claro, el artista realza los matices de la luz, lo efímero del tiempo, la transformación de la ciudad, el consumo, la polución o la industria.

Pero no le basta con eso. No se trata solo de exponer una serie de cuadros que, por otra parte, han crecido formal y conceptualmente desde su última exposición individual hace dos años. Se trata de darle una escenografía diferente, de investigar con nuevas herramientas, de llamar la atención del espectador sobre las posibilidades de un arte que quiere retar al tiempo, que quiere quedarse pese a ser tan volátil como la sociedad de la que surge... Lo hace con un discurso en el que trata temas como el urbanismo o la arquitectura de una ciudad que se transforma. «A veces presento las obras con un aspecto técnico de los años 80 para dar esa sensación de trabajo de estudio. O incluyo elementos como los códigos de barra que aluden al consumo y lo volátil de las cosas», sostiene el artista.

La exposición que José Miguel Solaguren-Beascoa (Bilbao, 1966) inaugura mañana en la sala Círculo Central de Cajacírculo en la plaza de España impacta y sorprende por eso y por todo lo demás. En un primer vistazo llama la atención la uniformidad del color marrón de los cartones y el papel de estraza que sirven de soporte a los cuadros; el verde pizarra sobre el que están colocados y el blanco y negro de su pintura. Pero lo mejor llega cuando se accede a las obras una por una, mientras al fondo de la sala, dominando la exposición, una proyección juega con los blancos de uno de sus cuadros para documentar la experiencia «de hacer bailar al corazón».

José Miguel Solaguren

José Miguel Solaguren

El audiovisual, grabado por Adrede Producciones con la colaboración del atleta Tomás Tajadura y del músico Víctor Rutty entre otros, crea un efecto dinámico en el cuadro que le sirve de pantalla. Es la vida en la urbe con elementos reconocibles que alzan el vuelo y haces de luz que lo recorren inspirándose en la pintura de Solaguren. Cuando el vídeo concluye, el humo de las fábricas del polígono continúa activo, emulando la actividad que esconden los tejados de los edificios.

Con todo, no es ahí donde comienza la exposición ‘CARTOON 1.4 (Industria, urbanismo y catedral. Discurso social)’. Al espectador le recibe otra proyección que explica el modo de pintar de Solaguren antes de recorrer la veintena de cuadros -la mitad en cartón y la mitad en papel- que componen la muestra comisariada por René Jesús Payo. Las obras ofrecen perspectivas aéreas con las que sobrevolar la estación Rosa de Lima, Villalonquéjar, la puerta del Sarmental, el coro de la Catedral, la plaza del Rey San Fernando, los depósitos de CHL, la calle Madrid, el Espolón, Interbón/Kronospán o el polígono y la ciudad vistos desde el silo de Capiscol.

En el centro de la sala, una instalación hecha con piezas de hormigón que provienen de proyectos de investigación intervenidos ofrece una vista etérea y a medio construir de la ciudad: «Toda la obra está hecha con pocos trazos, dando sensación de ligereza, de que todo está en el aire... », añade Solaguren.

En el interior de esas «probetas» recicladas el artista ha introducido objetos de uso cotidiano como un móvil, una lata de CocaCola, una pelota de tenis o unas pilas. El consumo y el paso del tiempo vuelven a estar presentes en su discurso, en este caso en forma de esculturas pequeñas o de gran instalación.

Los cuadros, los audiovisuales, las esculturas y la instalación ofrecen una perspectiva inusual de la obra de este artista que trabaja como técnico del Departamento de Construcciones Arquitectónicas de la Universidad de Burgos. «Esta escenografía, y sobre todo el audiovisual que se proyecta sobre el cuadro, nos va a dar muchas alas. Puede dar mucho juego», resume.

‘CARTOON 1.4 (Industria, urbanismo y catedral. Discurso social)’ podrá visitarse hasta el 8 de junio en el horario habitual de la sala Círculo Central: de martes a viernes de 19 a 21 horas; sábado y domingo de 12 a 14 horas y de 18 a 21 horas; lunes y festivos cerrado. La inauguración tendrá lugar mañana a las 20 horas.

 
Imprimir Enviar a un amigo

Licencia de uso. Diseñado por Stylos.es - Diseño web