PATRIMONIO ANALIZARÁ EL POZO QUE AYER APARECIÓ JUNTO AL ARCO DE SAN ESTEBAN

A la espera de registrar la base, los expertos creen que podría ser el pozo de un hogar medieval o parte de las galerías de la época de Isabel la Católica

El Correo de Burgos - 10/04/2014

 

Tres vallas acordonan la zona junto al arco de San Esteban donde antes de ayer los bomberos rescataron un perro que cayó a un pozo de mampostería de seis metros de longitud. Un husillo del que no se tenía constancia cartográfica y que ha levantado curiosidad entre los vecinos de la zona, que ayer se acercaban a curiosear, y los arqueólogos que han analizado el entorno del Castillo. Las hipótesis que se manejan son dos. Puede ser una construcción de algún hogar medieval que están descritos en la zona intramuros de este área en la alta Edad Media. Se habla también que podría formar parte del entramado de galerías construidas durante el enfrentamiento bélico entre la ciudad y el Castillo y que puso fin a las ambiciones dinásticas de Juana la Beltraneja en favor de Isabel La Católica.

El Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento ha señalizado y balizado la zona para evitar peligros ya que este es un lugar frecuentado por jóvenes los fines de semana para hacer botellón y donde aparcan muchos vecinos. Por otro lado, los agentes ultiman un informe que remitirán al área de Patrimonio. De esta manera será un aparejador municipal quien realice una visita a la zona para elaborar un informe al respecto y corroborar si se requiere una actuación de mayor alcance. Las conclusiones de este análisis no se conocerán hasta la próxima semana.

Los vecinos de la zona afirman que el terreno se estaba vadeando en las últimas semanas. Un pequeño perro cayó al fondo del pozo, de seis metros de profundidad, con lo que puede ser que el firme pudiera haberse reblandecido con las últimas lluvias.

No hay referencias de este pozo ni en la cartografía que se realizó en 1993, previa a la recuperación del Parque del Castillo, ni durante el arreglo de la muralla. Los vecinos también ignoraban la existencia de pozos al igual que expertos que han analizado los alrededores de la fortaleza. La incógnita se resolverá cuando los arqueólogos puedan acceder a la zona y contrastar si el fondo del pozo es la base o es una acumulación de sedimentos que puedan abrir su conexión a alguna de las galerías que conectan con el Castillo.

Pozo hallado en San Esteban

Pozo hallado en San Esteban

Según expertos consultados que conocen este entorno podría ser un pozo de un hogar medieval porque en aquella época esta catalogada la existencia en estos terrenos de viviendas que solían contar con pozos de abastecimiento de agua como ya se han encontrado en otras construcciones del casco histórico. Se descarta que fuera una construcción de la época de la invasión francesa donde esconder munición o información antes de la voladura del Castillo ya que no actuaron en esta zona. Otra posibilidad que se baraja, aunque hay que esperar a una intervención en el pozo para ver si tiene salida o boca a otras galerías, es que fuera una contramina para asaltar el Castillo por parte de las fuerzas armadas de Fernando el Católico en su asedio a la fortaleza que defendía a Juana la Beltraneja. En la zona del Castillo hay muchos restos y elementos que aún hoy se desconocen de aquella época. En la propia fortaleza hay un pozo, visitable, de 63,5 metros de profundidad, circundado por seis husillos y rodeado por una escalera de caracol de 300 peldaños.

 
Imprimir Enviar a un amigo

Licencia de uso. Diseñado por Stylos.es - Diseño web