EMPIEZAN LAS OBRAS PARA FRENAR EL DETERIORO DE LA IGLESIA DE SAN JUAN DE MIRANDA

Los operarios trabajan en los primeros derribos de estructuras deterioradas en este templo cuyo abandono ha provocado el hundimiento parcial del tejado y la caída de cascotes

Diario de Burgos - 18/02/2014

 

El mal estado del inmueble, con grietas, paredes abiertas y tejados hundidos, exigía desde hacía tiempo una actuación urgente. Ayer comenzaron los trabajos de consolidación de la iglesia de San Juan, una intervención de mínimos que pondrá freno a su deterioro y a la caída a la vía pública de algunos elementos de su fachada y tejado.

Desde primera hora, media docena de operarios de Sarpi, empresa especializada en la restauración de patrimonio, comenzaron a trabajar en los exteriores de la iglesia. En su primera jornada, echaron abajo una estructura de piedra que carece de valor, limpiaron los escombros y despejaron la zona para, ya hoy, comenzar a montar el andamio que cubrirá toda la fachada de la iglesia.

Los trabajos, que se prolongarán durante un mes y medio, tienen como fin acondicionar de forma mínima el exterior del edificio para evitar los riesgos de caída de algunos elementos a la calle (como ya ocurrió hace unos meses, lo que obligó a su vallado) y consolidar aquellos que presentan un peor estado. El proyecto contempla también arreglar una parte de la cubierta, reforzar las zonas por donde penetra la lluvia y retirar objetos como viejas antenas o repisas.

EL COSTE, 30.000 EUROS

Iglesia de San Juan

Iglesia de San Juan

El presupuesto de la obra ronda los 30.000 euros, una cantidad que en su mayor parte será abonada por el Ayuntamiento, titular de buena parte del edificio. El resto, correrá por cuenta de los dos otros propietarios que todavía poseen viviendas en el inmueble. Y es que, tras la desamortización, parte del templo religioso se vendió a particulares, que hicieron viviendas, almacenes y garajes. El Consistorio se ha ido haciendo en estos últimos años con esas propiedades para, en un futuro, rehabilitar de forma completa el edificio. Pero hay dos titulares con los que todavía «no se ha llegado a acuerdo» para que vendan su parte.

El alcalde reconoció ayer que las negociaciones están paradas «desde hace tiempo», cuando los propietarios hicieron sus respectivas ofertas. «En un principio nos pidieron una cantidad que nos pareció una barbaridad y les dijimos que prepararan otra oferta», señaló Fernando Campo. En uno de los casos, la propiedad a vender es una lonja del templo, mientras que el otro titular posee un piso y otra vivienda en un edificio anexo situado en parte del solar que antiguamente ocupó la iglesia y cuya fachada da al número 9 de la plaza del Mercado.

Un hijo de este segundo propietario explicó hace un par de meses a este periódico que el Ayuntamiento les había pedido un precio para comprar todo. Se trata, al parecer, de una vivienda grande, reformada, y en la que vive un familiar, por lo que la cantidad que se pidió era algo más elevada.

A la espera de llegar a acuerdo, a los dos propietarios se les girará la parte proporcional de las obras de consolidación de la iglesia.

 
Imprimir Enviar a un amigo

Licencia de uso. Diseñado por Stylos.es - Diseño web