UN LÍO DE LA VIRGEN

Expertos en la obra de Gil de Siloe contradicen el informe del Museo del Prado en el que se atribuye al escultor burgalés una talla de Santa María casi idéntica a otra que se conserva en la Cartuja

Diario de Burgos - 17/02/2014

 

Expertos en la obra de Gil de Siloe no las tienen todas consigo. No les convencen para nada las explicaciones técnicas que ofrece el Museo del Prado, que ha atribuido al escultor burgalés una virgen de alabastro casi gemela de otra realizada en piedra que se exhibe en la Cartuja de Miraflores y que sí es del gran artista castellano. Parece que la polémica está servida. Con las reservas propias, puesto que todavía no han tenido la ocasión de ver la escultura que exhibe la pinacoteca madrileña, estudiosos del arte consultados por este periódico creen casi imposible que esa Virgen fuese esculpida por Gil de Siloe.

«Resulta realmente extraño que en el siglo XV se hicieran copias literales en escultura y menos en alabastro. Nunca se hizo nada así. Es tan raro que si realmente fuera obra de Gil de Siloe estaríamos ante un notición, uno de los grandes hallazgos relacionados con el arte de esta época. Es verdaderamente poco probable», concluye uno de los expertos consultados, que prefiere mantenerse en el anonimato hasta que pueda ver la escultura in situ.

Una de las claves que podrían aportar información válida sería un estudio de los alabastros. «Posiblemente sería concluyente para acercarse a la verdad», insisten. Algo que, temen, no han hecho en el Prado. «Da la impresión de que no se ha hecho un estudio así y que lo que ha trascendido es un estudio meramente formalista».

El informe hecho público por el Prado, del que dio cuenta este periódico hace unos días, justifica la atribución a Gil de Siloe «tanto por las características de la obra como por la prolongada labor que el artista desarrolló para la Cartuja (entre 1489 y 1499). Durante esa década, por encargo de la reina Isabel la Católica, Siloe llevó a cabo los sepulcros de alabastro de los reyes Juan II e Isabel de Portugal, padres de la soberana, y de su hermano ‘Alfonso XII, el de Ávila’, así como el retablo de talla de la capilla mayor. Dada la proximidad estilística de la Virgen del coro con las virtudes sedentes situadas en la base del sepulcro de los reyes, concluido por Siloe en 1493, esta obra se ha datado en la última década del siglo XV».

UN MISTERIO

Virgen que se conserva en la Cartuja

Virgen que se conserva en la Cartuja

Los especialistas consultados creen que se trata de una copia realizada en el siglo XIX. La extraordinaria relevancia de las obras hechas por Siloe o salidas de su taller influyeron en la escultura castellana de la época, circunstancia que según los expertos justifica que haya un sinfín de imágenes atribuidas a este maestro de la imaginería del siglo XV. Sí que se sabe que hubo, en la puerta que franquea la entrada a la capilla de San Bruno, una talla de la virgen muy similar a la que está sobre el pórtico de entrada a la clausura, y que desde décadas obra en manos de un particular.

Cuanto rodea este asunto está lleno de misterio, como el propio artista, uno de los personajes castellanos más relevantes del arte de todos los tiempos, el hombre que con su aparición en aquel Burgos bullicioso y rico creó escuela y dejó para la posteridad algunas de las obras más hermosas del gótico español, como el sepulcro de Juan II e Isabel de Portugal, la joya escultórica de la Cartuja de Miraflores.

LA DONACIÓN

El pasado mes de diciembre, el Museo del Prado inauguró la Sala Várez Fisa, donde se exhibe un conjunto de doce obras de arte medieval y renacentista español, entre las que destaca la talle de la Virgen María atribuida a Siloe, y que fue donado por esta familia hace ahora un año. La sala, cuya adecuación para exhibir este rico conjunto ha sido dirigida por Rafael Moneo, se ubica dentro del nuevo emplazamiento de las colecciones de pintura española del Románico al Renacimiento.

Este nuevo espacio enriquece y complementa estilos y autores ya representados y contribuye a paliar algunas de las carencias que tenía el Museo del Prado en esta parte de su colección de pintura y escultura españolas.

 
Imprimir Enviar a un amigo

Licencia de uso. Diseñado por Stylos.es - Diseño web