EL CAB ESTRENA TRES ESPACIOS ABIERTOS A LA REFLEXIÓN Y LA PARTICIPACIÓN

El Centro de Arte de Caja de Burgos reordena la planta baja del edificio dotándola de una zona de café y biblioteca (Lecto), una sala de conferencias y actividades escénicas (Acto) y un lugar de encuentro infantil y familiar (Contacto)

Diario de Burgos - 15/02/2014

 

Diez años y cuatro meses después de su apertura, el CAB ha decidido darle una vuelta a la decoración y la redistribución de los espacios para dotar al Centro de Arte de Caja de Burgos de nuevos vínculos con el visitante. Desde ahora la planta baja del edificio levantado en el barrio de San Esteban tratará de «intensificar la participación social y el desarrollo de actividades culturales» con tres espacios polivalentes que se abren a la ciudad (esto último literalmente, porque se incorpora una nueva ventana con vistas a la Catedral).

Lecto, la sala que recibe al visitante en colores fucsia, es un espacio para la reflexión y el encuentro. Máquinas de bebidas, sillas y mesas para compartir conversación y una biblioteca con más de 4.000 monografías se reparten en una zona abierta también a los creadores emergentes. El diseño de esta zona que ofrece otra perspectiva de la ciudad es obra de Ricardo Páramo, un diseñador industrial burgalés que en la actualidad reside en Basilea (Suiza).

Contigua a la zona rosa, la sala Acto está pensada para la celebración de conferencias y actividades audiovisuales y escénicas. Una tarima delimita el espacio de actuación del de los espectadores, aunque al tratarse de una sala polivalente hablamos de un mobiliario que se podrá ubicar y desubicar al antojo de las necesidades.

Por último, la zona Contacto está pensada para los más pequeños y las familias. Pupitres y mesas diminutas, carteles donde crear y pizarras para realizar prácticas artísticas ofrecen una mirada al arte de niños y niñas, que también podrán verse expuesto.

Centro de Arte de Caja de Burgos

Centro de Arte de Caja de Burgos

Los nuevos espacios que se incorporan a la vida del CAB forman parte de una reorientación estratégica que, además de fomentar el espíritu abierto y el contacto con la creación contemporánea, quiere potenciar la presencia de artistas locales: «Cumplimos 10 años +1 en clave de reflexión más que de fanfarria. En este tiempo hemos hecho 112 exposiciones, 15 de ellas de artistas burgaleses y hemos recibido a 540.000 visitantes», comentaba ayer Óscar Martínez, responsable de la Actividad Social y Cultural de la Fundación Caja de Burgos. «Y ahora queremos prestar atención permanente a los artistas burgaleses», añadió. Los primeros de este nuevo ciclo serán Gerardo Ibáñez y Isaac Martínez Sacris, con la exposición que protagonizarán en cuanto concluyan las que ayer se inauguraron en el CAB, de Narda Alvarado (‘Despejando nieblas. O la trayectoria de un oficio nebuloso’) y Zilla Leutenegger (‘At night’), que se podrán visitar hasta el 1 de junio.

 
Imprimir Enviar a un amigo

Licencia de uso. Diseñado por Stylos.es - Diseño web