LA SOLIDARIDAD SE AÚPA AL CABALLETE

36 creadores burgaleses participan en la segunda parte de ‘Arte por derechos’, que Amycos inaugura hoy en el Consulado y cuya recaudación empleará en Nicaragua

El Correo de Burgos - 13/02/2014

 

Los paisajes nevados de Marticorena y Guillermo Sedano. Las estampas catadralicias de Arahuetes y de Rodrigo Alonso Cuesta. La arquitectura reluciente de Solaguren y la descompuesta de Saiz Manrique. La explosión de color de Carlos Sáez junto al clasicismo de Milagros Casado y frente a ellos la pincelada tranquila y campestre de Arahuetes y su Camino de Santiago y Verónica Alcácer a la sombra de una florida acacia. Las luces y sombras de Ion Echeveste dialogan con las de Javier Bartolomé y ruedan las cerámicas en círculo de José Luis Ramos y Raquel Condado. Suena la música del violinista de Teodoro Ruiz, flota el nenúfar de Agurne Arrieta Goitia y duerme su sueño azul la Ciudad sin nombre de Ana Núñez.

Las cuatro estaciones de Guadalupe Óscar iluminan el Poemario nº 70 de Gerardo Ibáñez. Miradas inocentes de otras orillas observan a Ausín Sainz, Solaguren y Eduardo Sánchez. Otros rostros pintan Román y Cándido Pérez Palma. Antonio Gregori regala y Carlos Martínez Falcón navega en un mar en calma. Entre Laura Esteban naif y Beatriz Maestro pop se cuela Colette González en multicolor. La esencia más pura de María José Castaño e Ignacio de Río duerme en frasco pequeño. Beatriz Espinosa es un girasol de Van Gogh e Ignacio González, una zapatilla Converse.

Treinta y seis creadores burgaleses se asoman al escaparate del Consulado del Mar en la segunda parte de la exposición ‘Arte por derechos’, que se inaugura hoy a las 20 horas y se mantendrá abierta hasta el 25 de febrero (de martes a viernes de 19 a 21 horas, sábados de 12 a 14 y de 19 a 21 horas y domingos y festivos de 10.45 a 14.15 horas).

‘Arte por derechos’

‘Arte por derechos’

Una diferencia separa la primera parte, que ocupó el arco de Santa María en 2012, de la segunda. La explica Verónica Ibáñez, responsable de Comunicación de Amycos, que orquesta la muestra: «Mientras la primera coincidió con el quinto centenario de las Leyes de Burgos y las obras se enfocaban hacia los derechos humanos y los pueblos indígenas, ahora la temática es libre».

Todas las piezas están a la venta y sus autores ceden todo o parte de lo que obtengan de ella a la ONG para un proyecto de cooperación en Nicaragua. Ibáñez señala que aún no saben con exactitud a qué se destinará este dinero, pero adelanta que probablemente otra vez sea la región de Matagalpa la beneficiaria. Allí están desarrollando un plan de dotación de herramientas y equipamiento de huertos para fomentar su soberanía alimentaria y de organización de cooperativas de mujeres y de campesinos.

El camino de Amycos se ha cruzado en numerosas ocasiones con el de los creadores locales. La ONG está convencida de la importancia del arte como vehículo para la solidaridad y la sensibilidad hacia los otros.

«El arte es una manera de plasmar la realidad y de denunciar situaciones injustas y que se pueden cambiar. Es una herramienta de sensibilización súper importante que a nosotros nos funciona para contar nuestras cosas», expone su responsable de Comunicación y agradece a los autores su generosidad... una vez más.

 
Imprimir Enviar a un amigo

Licencia de uso. Diseñado por Stylos.es - Diseño web